Home
Perfil del egresado Arquitectura

Perfil del egresado Arquitectura

Línea azul 5

Por “perfil” debe entenderse…”el conjunto de conocimientos, habilidades, competencias, destrezas y actitudes que cada título acredita”…., y por “alcances del título”, …”aquéllas actividades para las que resulta competente un profesional en función del perfil del título respectivo”…, siendo el objetivo de la determinación del “perfil y alcance del título” el de acreditar oficialmente la formación académica recibida por el egresado, de acuerdo al contenido y cargas horarias de los estudios realizados conforme con el respectivo plan de estudios6 . Por esta razón debe surgir de las propias universidades, como requisito para el otorgamiento de la validez nacional de los mismos.

La educación superior universitaria es el ámbito de la investigación científica, la preparación para el ejercicio de la profesión independiente y la extensión; donde se desarrolla la producción del conocimiento en un marco de libertad ideológica, política y religiosa. En la universidad se deben fundamentar y justificar los conocimientos en las nuevas teorías y analizar críticamente los contenidos de la enseñanza. La preparación técnica del profesional debe estar acompañada por el mejoramiento permanente en la capacidad de innovación.

El diseño es una actividad proyectual, de carácter hipotético, que propone y dispone el plan o los medios para la ejecución de un objeto. Esta actitud requiere, tanto de una conducta creativa para aportar ideas originales, como de una conducta metódica y reflexiva que asegure la concreción de los objetivos prefijados. El aprendizaje del arquitecto se orienta hacia una formación humana integral, que contribuya a la evolución de la sociedad, al desarrollo del país y de su región.

El perfil del egresado responde a los requerimientos del ejercicio profesional reservados al Título y a las demandas de los nuevos escenarios y formas de actuación derivadas de los cambios tecnológicos y sociales.

Comprende las siguientes áreas profesionales:

  • Planeamiento estratégico y participación interdisciplinaria del arquitecto en múltiples formas de intervención en la ciudad, gestión urbana, diseño urbano y gestión ambiental-territorial.
  • Producción del espacio habitable que abarca su programación, planificación, diseño, construcción y administración, tanto el diseño de espacios urbanos como de aquellos que albergan actividades específicas. 6 La ley Nº 22520 (Ley de Ministerios—T.O.1992) y a la Resolución MECyT Nª 498/06, precisa lo que se entiende por “perfil” y por “alcances del título”. II. Plan de estudios 2007 19
  • Adaptación del ambiente a las necesidades del hombre en sociedad, identificando formas culturales a las que debe dar respuesta.
  • Participación en investigación, diagnóstico, propuestas, elaboración de normativas, en relación con el espacio habitable y el ambiente construido.
  • Intervenciones en el patrimonio arquitectónico urbano y cultural poniendo en valor sus cualidades.
  • Planificación, proyecto, materialización del paisaje y ordenamiento físicoambiental del territorio.
  • Participación en las formas de gestión del hábitat social y operatorias de vivienda y equipamiento social.

El perfil del arquitecto comprende más allá de su actividad profesional privada, y del tradicional rol de proyecto y dirección de obra, la relación laboral estado-arquitecto en sus diferentes formas: asesor, funcionario, técnico, critico, evaluador, que le permite desarrollar uno de los modos del ejercicio profesional con más contenido social: el de la función pública. Para ello debe estar en condiciones de promover la formación de equipos interdisciplinarios que aseguren su correcta participación en la gestión urbana, el desarrollo social y tecnológico tanto desde el ámbito de la administración pública, como en el de la administración privada, ejercicio profesional, docencia e investigación.

La tarea de producción del espacio habitable -asignada por la sociedad al arquitectosignifica analizar la forma en que diferentes grupos sociales se apropiaron del mismo. A partir de ella, situar al usuario y al tipo de espacio a producir, reconociendo las instituciones sociales que dan origen y fundamento al tipo espacial y la necesidad de aplicar un proceso crítico permanente para adecuar la producción del espacio a las transformaciones sociales. En este sentido, el arquitecto requiere compenetrarse de la trascendencia del servicio que brinda a la comunidad a través de su labor profesional.

Ante las características y demandas de un medio, que plantea una complejidad creciente inserta en un proceso de cambio científico-tecnológico mundial, debe ser partícipe en encontrar los recursos con qué superar las limitaciones de nuestro desarrollo.